Cuando un juego de palabras es el calce perfecto con la marca y la contingencia, nace un gran concepto: OH MG!