Una experiencia interactiva hecha a la medida de la tribu fitness que buscó empujar la estrategia de reposicionamiento de Reebok. El desafío fue conectar con la audiencia en su mismo idioma, en el momento justo y en el lugar preciso. Para ello, construimos una máquina que pudiera leer el pulso de las personas, para entregarles automáticamente agua y una foto viralizada con hashtag en RRSS, exclusivamente a quienes realizaban deporte. Motivamos y desafiamos a la tribu con mensajes inspiradores ubicados estratégicamente en puntos de la ciudad, como por ejemplo “El gym está en todas partes” ubicado en la escalera más larga del metro.