Por Mariana Valenzuela, Arquitecta de la Información de Global Interactive

Una micro-interacción es cualquier acción que complete una tarea y que involucre -aunque pequeñísimamente- al usuario con un dispositivo.

Las personas muy pocas veces nos damos cuenta cuándo nos relacionamos con diferentes aparatos en base a micro-momentos. Apagar la alarma del celular es quizás el primero del día, o bien prender la luz del velador. Mientras que al llegar al trabajo viene una seguidilla de pequeñas instancias cargadas de experiencias con diferentes interfaces, como borrar un email o poner un “Like” en Facebook.

Se dice que muchas veces se dejan de lado porque son “insignificantes” o fáciles de olvidar dentro de los procesos. Pero, la verdad, es que una de estas micro-respuestas de un sistema puede ser la responsable de definir si amas u odias una app o un sitio. Por lo tanto, ¡son una gran oportunidad para generar engagement con el usuario!

Características:

– Activadas por el usuario: son una respuesta a una acción.

– Rápidas: responden instantáneamente a la activación del usuario.

– Intuitivas: no hacen pensar, son “superficiales” y se sienten naturales.

– Placenteras: otorgan un feedback positivo a las tareas, asegurando que lo que se está haciendo realmente funciona o ya se realizó.

En el último tiempo se volvieron famosas, luego de que Apple las hiciera la base del Apple Watch. Además, hace poco, Facebook las transformó en algo del día a día en las 5 nuevas reacciones derivadas del Like: “me encanta”, “me divierte”, “me asombra”, “me entristece” y “me enoja”. Así, las caritas y corazones de la red social, lograron poner sentimientos y humanizar las interfaces, volviéndolas más amenas. Son pequeñas reacciones del sistema que permiten generar emociones y que finalmente logran usuarios felices.

A ti ¿cuáles son las micro-interacciones que más te gustan y te hacen sonreír?