Sony lanzaba su SmartBand, un innovador dispositivo weareble que registra las actividades de las personas que lo utilizan. Para traspasar la experiencia y funcionalidades de la pulsera, creamos una experiencia web scrolltelling que permitió a los usuarios controlar la narración de la historia y  ver el registro de sus propias vidas en redes sociales.